Mostrando entradas con la etiqueta Comentando libros.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Comentando libros.. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de enero de 2017

Interesante Programa de Estudiantes Ayudantes para una Sana Convivencia.

Un interesante programa de "Estudiantes Ayudantes para una Sana Convivencia", es lo que nos presenta este material.
Como se señala en la introducción de esta propuesta, busca que los estudiantes aparte de ser actores principales, sean personas activas en el mejoramiento de una sana convivencia. 
Otro aspecto a considerar, se evidencia en el siguiente párrafo: "Los documentos que presentamos a continuación se basan en actuaciones que se están realizando en la actualidad en los nueve centros  del Puerto de Santa María (Cádiz), pertenecientes a la Red Andaluza “Escuela: Espacio de Paz”,  que llevan a cabo el Proyecto “Redes de Convivencia”. Los presentamos para que sirvan de orientación a aquellos centros y profesionales que deseen conocer, profundizar u optar por la implantación de esta medida dentro de su Plan de Convivencia."

A continuación les dejo el link para descargarlo: ¡Pinchar Aquí!.

sábado, 16 de febrero de 2013

"Manual de Inteligencia Emocional", de Jhon D. Mayer y Peter Salovey.


http://image.casadellibro.com/libros/0/manual-de-inteligencia-emocional-9788436821246.jpg
 Resumen

En esta oportunidad me permitiré comentar el capítulo número 1 sobre "¿Qué es inteligencia emocional?" de los autores Jhon D. Mayer y Peter Salovey, inserto en el "Manual de Inteligencia Emocional". Este capítulo nos lleva a reflexionar, comprender y dar respuestas a la pregunta inicial y para ello los autores buscan detenerse en los conceptos de inteligencia y emoción a través del tiempo, para luego dar una definición a lo que sería la inteligencia emocional (IE). 

Para los autores es necesario recalcar que no todo lo que conecta cognición con emoción debiera tratarse de inteligencia emocional. También el texto hace hincapié en la necesidad de identificar una inteligencia dentro de la psicología y para ello es necesario definirla, medirla, diferenciarla y que esta predice algún criterio real. Los autores plantean que salvo algunas excepciones, en el siglo pasado se ha confiado en el enfoque correlacional para identificar inteligencias, dentro de esto se reconoce que la inteligencia parece dividirse en dos o tres subgrupos, es decir, inteligencia verbal proposicional, inteligencia espacial e inteligencia social, siendo esta última cuestionada ya que no se reconoce como inteligencia en si, sino como correlacional de las otras dos anteriormente mencionadas, es aquí que los autores plantean que en vez de social debiera llamarse "emocional", ya que esta combina un grupo de destrezas que las diferencian de las otras inteligencias, no dejando de lado su correlación con estas inteligencias. 

Luego de esta definición, los autores plantean la importancia de diferenciarla de los rasgos de personalidad y de los talentos, ya que si bien estas pueden estar presentes en una acción, como por ejemplo: la bondad en las relaciones humanas, es cierto que estas pueden estar compuestas de rasgos como la sociabilidad, pero también podrían existir habilidades verdaderas, como el conocimiento sobre lo que la otra persona siente (empatía) y esto implica un pensamiento apreciable o destreza mental, es decir, se está utilizando una inteligencia. 

Posteriormente, los autores plantean la necesidad de relacionar la inteligencia con la emoción, si bien reconocen que existe una creencia de incompatibilidad, esta no necesariamente siempre es así, ya que en muchos casos las reacciones emocionales extremas promueven la inteligencia cuando permiten interrumpir un proceso ascendente de inadaptación y dirigir la mirada a lo realmente importante, es decir, las emociones priorizan la cognición, entregando con ello más contribuciones que factores perturbadores. 
Además, los autores plantean una definición revisada de los que es inteligencia emocional, la que implica cuatro grandes habilidades que van desde lo más básico a lo más complejo o elevado, es decir, una inteligencia emocional que presenta percibir y valorar con exactitud la emoción, como también acceder y/o generar sentimientos que faciliten el pensamiento, además de la habilidad para comprender y conocer la emoción y por último, la habilidad para regular conscientemente las emociones, lo que implica promover el crecimiento emocional e intelectual. 

Finalmente, Mayer y Saloney reconocen que la evaluación de la inteligencia emocional es aún prematura, pero esta podría dar respuesta a algunos aspectos que la inteligencia general no puede dar. En lo referente a la aplicación de la inteligencia emocional en las escuelas y en otros contextos se plantea que esta por un lado se puede ampliar a través de la educación y comienza con adecuada interacción familiar, es decir, entre padres e hijos, por consiguiente, se señala la necesidad que las unidades educativas incorporen la inteligencia emocional en sus programas educativos. 

Comentarios o conclusiones 

- Que la IE (Inteligencia Emocional) implica ir desarrollándola desde los procesos psicológicos más básicos a los más complejos, es decir, desde la percepción, valoración y expresión de la emoción, para pasar a una segunda etapa que sería la habilidad para acceder y/o generar sentimientos cuando éstos facilitan pensamiento. Luego de esto se deberá buscar la comprensión y el análisis de las emociones, para terminar en la regulación reflexiva de las emociones, lo que permitirá promover el crecimiento emocional e intelectual.
- Que la IE es adecuada en un contexto democrático, ya que esta permite alentar o estimular procesos de investigación personal que pueden ocurrir en el contexto de la propia persona, sean estas características políticas, étnicas, religiosas o de otra índole. 
 - Que la IE puede dar respuesta a otros factores que inciden en el éxito académico o status ocupacional que van más allá de la inteligencia general.
 - Que se reconozca y se tome conciencia que las habilidades emocionales comienzan en el seno familiar, más aún si estas se ven fortalecidas con adecuada interacción entre padres e hijos. 
 - La necesidad de incluir en los programas educativos la IE y que esta sea una aplicación consciente y de proceso. 
 - Que aún no se esta estudiando sistemáticamente por investigadores y que no está incluida en el currículo escolar. 


Bibliografía 

1.- Mestre Navas, J. M. y Fernández Berrocal, P. (Coordinadores) (2007). Manual de Inteligencia Emocional. Ediciones Pirámide, Madrid (España). 


Por: Miguel Pacheco Córdova, Orientador Educacional, Vocacional y Laboral, PUCV.

lunes, 7 de enero de 2013

"Orientación Psicopedagógica y Calidad Educativa", de Rafael Sanz Oro.

 Imagen de portada del libro Orientación psicopedagogica y calidad educativa

Resumen

     En esta oportunidad me permitiré comentar el capítulo número 10 sobre "La orientación del futuro" del libro Orientación Psicopedagógica y Calidad Educativa del profesor - autor español Rafael Sanz Oro, nos lleva a replantearnos varias interrogantes concernientes a la Orientación del futuro. Para ello, el entender los roles del orientador es de suma importancia, ya que esto permite saber los espacios donde debiera "moverse" este profesional, un hacer que el líder - orientador debe estar impregnado de querer cambiar o transformar su escuela o liceo y si a eso se agrega el interés de la organización por poseer una educación de calidad y además si se reconoce al orientador como la persona idónea esto llevara al surgimiento de nuevos roles y con ello competencias para cumplir con esas  necesidades.

     El autor nos señala que la formación del orientador para las futuras necesidades debe estar adaptándose constantemente y que estos deben presentar competencias que les permitan desarrollarse adecuadamente, es decir, proactivos, preventivos, especialista en desarrollo y revalidar frente a los demás integrantes de la comunidad educativa los roles y funciones del orientador, es decir, que los programas de orientación sean más pertinentes a la realidad de la escuela; que la orientación este integrada desde los primeros años escolares y que fortalezca el desarrollo de los educandos; establecer una relación de ayuda más estrecha con los padres y apoderados y con ello reencantar a los padres con la escuela. Sanz Oro señala que para lograr satisfacer estas necesidades futuras, se hace necesario cambiar los métodos tradicionales que se empleaban y centrarse en tareas de prevención y desarrollo, como también que el currículum de formación se adapte a las necesidades de una sociedad multicultural, esto se ve graficado en las sugerencias establecidas en la primera Conferencia Nacional de Association for Counselor Education and Supervision de Estados Unidos, donde se resalta la necesidad de trabajar con pequeños y grandes grupos, trabajar en equipo, desarrollar redes de apoyo, entre otros aspectos.

     Ahora todas estas sugerencias permiten señalar que el cliente - alumno será un ser social e intelectualmente distinto al de hoy, que deberá ser preparado para adaptarse y transformarse constantemente, como también deberá estar preparado para el uso de las nuevas tecnologías y con ello el orientador deberá responder a estas nuevas necesidades, es decir, deberá un rol más de enlace o facilitador entre las necesidades y los recursos, ser un especialista en recursos comunitarios, asesorar a la familia y a grupos pequeños, ser un profesor - educador integrado al equipo educativo y un especialista en recursos comunitarios.

     Por último, el autor plantea las tendencias en la investigación, la cual no es muy extensa en su país, pero se presentan dos hechos relevantes que es la inserción de la orientación en el sistema educativo y que en las universidades se está implantando planes de estudio de psicopedagogía que permiten una mejor preparación. Termina mirando las realidades extranjeras que muestran lo que debiera tomarse en cuenta en el proceso de formación y posterior trabajo de este profesional, donde las perspectivas futuras son bastantes auspiciosas, pero llenas de desafíos.


Comentario o conclusiones

- El orientador esta obligado a preguntarse o cuestionarse ¿Cuál va a ser su rol y función en el futuro?
- El orientador del futuro deberá lidiar con el poder, principalmente con el uso del poder en los  centros educativos, para lograr sus objetivos.
- Dar mayor relevancia a un trabajo de intervención con grupos pequeños o más numerosos, a diferencia del trabajo individual que se realiza hasta ahora.
- El orientador deberá ampliar su rango de acción y trabajar no solo con los alumnos(as), sino también  con los demás componentes de la comunidad educativa, entiéndase profesores, padres y apoderados, e incluso, establecer redes sociales con otros profesionales e instituciones externas a la unidad educativa.
- El orientador debe preparse día a día (competencias), en las diferentes áreas que sean pertinentes para entregar un mejor servicio a su cliente - alumno(a).
- El orientador debe ser un articulador dentro de la comunidad educativa, un líder proactivo, preventivo y con una alta profesionalización, es decir, un referente para todos los integrantes de la escuela e incluso fuera de ella.

Bibliografía

1.- Sanz Oro, R. (2001). Orientación Psicopedagógica y Calidad Educativa. Ediciones Pirámide, Madrid (España).


Por:  Miguel Pacheco Córdova, Orientador Educacional, Vocacional y Laboral, PUCV.